The Unconditional Freeness of the Gospel in Three Essays

Portada
Crocker and Brewster, 1828 - 249 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

Según Erskine, el evangelio es la buena noticia de que Dios ha perdonado a la raza humana. El perdón debe ser proclamado como un hecho logrado. Es universal. Esta completo. Incluye a todas las razas de la humanidad. Y es incondicional. Al parecer, muchas personas creen que esto es la pura verdad del evangelio. Yo soy uno de ellos. Pero, por otro lado, hay muchos a quienes este incondicional mensaje les tiene profundamente preocupados.
Entonces, ¿por qué encontramos en el Nuevo Testamento tantos llamamientos a la fe y al arrepentimiento? Si hemos sido perdonados para siempre, ¿qué más da creer en el evangelio o no? Y ¿qué significado tiene esta libre declaración para vivir la vida cristiana?
Lo que inquietaba a Erksine era que el evangelio había sido diluido tanto a fin de evitar estos escollos, que se había convertido en un mensaje ambiguo en el que el perdón se hizo dependiente de nosotros, fuese a través de la fe o las obras. Si nos arrepentimos y si creemos, entonces y solo entonces nos perdonará Dios. Erskine sabía que si nuestro perdón dependiera de nosotros mismos o de lo que hacemos o creemos de alguna manera, entonces jamás encontraremos sanación para nuestras almas.
“Yo pienso que mucha de la dificultad teórica sobre este asunto ha surgido de nuestra creencia de simplemente considerar al cielo como una recompensa, y al infierno sencillamente como un castigo – y al perdón como una liberación del infierno que nos da entrada al cielo” (p.8). Aquí Erskine está haciendo una distinción crítica entre el perdón y el cielo.
Para Erskine, el cielo es la vida que experimentamos cuando nuestras almas son lavadas por el amor del Padre. El Infierno es la vida, por así decirlo, que experimentamos cuando desconocemos por completo como es el amor del padre. “Al cristianismo se le puede considerar como un sistema medicinal revelado por Dios para el tratamiento de almas enfermas. Cielo es el nombre que se da para la sanidad del alma, e infierno es el nombre dado a la enfermedad; y el destino del cristianismo es producir cielo, y destruir infierno” (p. 9).
Para Erskine, aquellas personas que nunca han escuchado que están perdonados – y creído que esa es la verdad – no son personas íntegras, saludables, espiritualmente florecientes; sino que están plagadas de temor en vez de paz; egocentrismo, y no amor; desesperanza, en vez de confianza. Sus almas están profundamente turbadas. Son miserables, tristes y enfermos.
El evangelio – las buenas noticias de nuestro perdón incondicional dado por Dios – es medicina espiritual para nuestras almas. Nos dice en voz bien alta que somos amados por siempre, aceptados y adoptados por el mismísimo Padre. “El perdón, por consiguiente, no es el cielo – tanto como un medicamento no es salud. “El perdón es proclamado libre y universalmente – es totalmente gratuito – es incondicional e ilimitado – pero el cielo está limitado a aquellos que son santificados por la fe en el perdón” (p. 11).
Creer firmemente en el amor de nuestro Padre y en el perdón que él ya nos dió, es como tomar el medicamento espiritual que sana nuestras afligidas almas. Negarse a creer en el amor de nuestro padre y en su perdón no cambia el hecho de que somos amados y de que ya hemos sido perdonados; pero deja a nuestra alma sin sanar.
 

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 223 - Let no man say when he is tempted, I am tempted of God ; for God cannot be tempted with evil, neither tempteth he any man; but every man is tempted, when he is drawn away of his own lust and enticed. Then, when lust hath conceived, it bringeth forth sin; and sin, when it is finished, bringeth forth death.
Página 148 - Therefore the redeemed of the LORD shall return, and come with singing unto Zion ; and everlasting joy shall be upon their head: they shall obtain gladness and joy; and sorrow and mourning shall flee away.
Página 144 - He that believeth on the Son of God hath the witness in himself: he that believeth not God hath made him a liar; because he believeth not the record that God gave of his Son.
Página 55 - O Lord, I will praise thee : though thou wast angry with me, thine anger is turned away, and thou comfortedst me. Behold, God is my salvation ; I will trust, and not be afraid ; for the Lord Jehovah is my strength and my song ; he also is become my salvation.
Página 152 - Which was a figure for the time then present, in which were offered both gifts and sacrifices, that could not make him that did the service perfect, as pertaining to the conscience...
Página 172 - And suddenly there was a great earthquake, so that the foundations of the prison were shaken; and immediately all the doors were opened, and every one's bands were loosed.
Página 166 - Be it known unto you therefore, men and brethren, that through this man is preached unto you the forgiveness of sins : And by him all that believe are justified from all things, from which ye could not be justified by the law of Moses.
Página 145 - If thou knewest the gift of God, and who it is that saith to thee, Give me to drink, thou wouldst have asked of him, and he would have given thee living water.
Página 152 - For if the blood of bulls and of goats, and the ashes of an heifer sprinkling the unclean, sanctifieth to the purifying of the flesh, how much more shall the blood of Christ, who through the eternal Spirit offered himself without spot to God, purge your consciences from dead works to serve the living God.
Página 20 - For God so loved the world, as to give his only begotten Son; that whosoever believeth in him may not perish, but have life everlasting.

Información bibliográfica